9 noviembre 2010

morella, un sitio para volver

morella tal cual se ve tras pasar el puerto del querol en dirección a aragón.

Morella es un pueblo muy singular de El Maestrazgo, una zona que geográfica e históricamente siempre ha tenido una identidad propia y que hoy en día se divide, administrativamente, entre Teruel y Castellón y cuya capital oficial es Sant Mateu.

Digo que Morella es singular y lo es por muchos motivos. En primer lugar porque es una fortaleza natural de primer orden utilizada desde la antigüedad. De hecho, la raíz indoeuropea Mor- suele denotar una montaña aislada en medio de una llanura y se supone que de ahí proviene el nombre del pueblo. En segundo, y resulta lógico tras conocer el dato anterior, en Morella ha habido innumerables hostialidades diversas entre sus ocupantes y el ejercito sitiador de turno, remontándose las últimas refriegas a las guerras carlistas, en el siglo XIX. Y en tercer lugar, como colofón a la información que acabo de aportar, la gente de Morella es muy especial y tiene un sentido de comunidad increíble.

Y es que ha tenido una historia de sangre y fuego de la que pocos lugares pueden presumir. Esto, se quisiera o no, quizás ha condicionado profundamente el compromiso de los habitantes con su comunidad y con el mundo exterior. Y lo ha hecho para bien.

Mientras otros pueblos de la zona, a principios del siglo XX, derribaban sus murallas, los morellanos las reforzaban, quizás debido a su aguda consciencia histórica. Aún hoy en día los habitantes pagan una tasa anual para la conservación de las fortificaciones, y no sólo por su valor turístico, sino también por su valor defensivo. Quien paga la tasa tiene derecho a refugiarse dentro de las murallas en caso de conflicto armado.

la fortaleza vista desde su base. la foto, por la falta de perspectiva, no hace justicia a lo imponente que es. en la foto superior se aprecia mucho mejor la prominencia.

Tras escuchar algo así uno se podría pensar que estamos hablando de gente cerrada. Para nada. Los morellanos viven sobretodo del turismo, y con el viajero que se acerca son realmente esplendidos, hasta el punto de no consentir que NADIE abuse del turista o lo time como ocurre en otros lugares del Mediterráneo. Tan fuerte es el sentido de la solidaridad y de respeto al visitante que, y esto lo observé de primera mano, los mismos souvenirs en tiendas distintas tienen exactamente el mismo precio, hasta el último céntimo, lo que denota un pacto serio entre comerciantes. Y en ningún caso los precios son abusivos o los servicios prestados mezquinos. La seriedad y responsabilidad de los morellanos con los viajeros es inconcebible en la mayoría de los sitios turísticos que he conocido en mi vida.

basílica de santa maría

¿Y qué es lo que hay que ver en Morella? Pues bastantes cosas. Aparte de su arquitectura predominantemente medieval, civil y eclesiástica, destaca sobretodo la fortaleza, realmente imponente, como ya habréis podido comprobar en la primera foto de este artículo, una panorámica general de Morella.

El punto más alto de esta se eleva a más de 1000 metros sobre el nivel del mar y sí, efectivamente los inviernos aquí se hacen muy duros, con temperaturas de hasta -20ºC. No hay que olvidar que estamos en lo alto de la Cordillera Ibérica. En verano, de todos modos, se hace un sitio muy agradable para estar, especialmente cuando la canícula reina en la costa mediterránea, a apenas 50km de distancia.

Volviendo al asunto: El acceso a la fortaleza, previo pago de una entrada muy razonable de 3€, se hace a través de un convento abandonado dotado de una iglesia sorprendentemente grande y, en una sala adyacente mucho más antigua, un gran fresco medieval, desgraciadamente no muy bien conservado, donde se puede distinguir una alegoría de la sociedad de la época y una partitura antigua.

el fresco en cuestión
ábside de la iglesia del convento

El ascenso al castillo es progresivo, superando varios niveles de defensa bastante impresionantes, sobretodo porque se pueden apreciar los distintos añadidos y modificaciones que hubo a lo largo de la historia. A destacar la mazmorra, una cueva muy poco acogedora, que nos puede dar idea de lo que suponía estar preso en aquella época.


dos vistas durante el ascenso a lo alto del castillo. como se ve, desde él se domina toda la comarca.
hay unos cuantos cañones alrededor del castillo y, la verdad, aún acojonan un poquito.

El castillo es la principal atracción del pueblo, pero no la única. Sus calles y callejuelas, en mayoría peatonales, están muy bien conservadas y cuidadas, y su distribución es principalmente circular y en espiral alrededor de la fortificación, como es lógico.

la plaza de colón con su reloj de sol gigante
también hay sitio para lo bizarro, como esta estampa conmemorativa

Muchas de las calles están dotadas con soportales en los que podemos encontrar restaurantes de categoría y tiendas de souvenirs muy variadas (algunas especializadas en miel, jabones, ropa de lana) con precios muy razonables, como ya dije, y objetos de buen gusto.

uno de los soportales típicos de morellaLas dos veces que he estado en Morella he tenido el placer de comer en el Restaurante Casa Pere.

En la primera ocasión, acompañado por el-hombre-cuya-identidad-debe-seguir-misteriosa, nos tomamos un menú degustación (el grande, 30€ cada uno) de carácter semipornográfico en el que disfrutamos de los productos típicos del Maestrazgo y de la localidad, como las croquetas morellanas, que son cualquier cosa menos croquetas pero están riquísimas, y recetas con trufas, una de las especialidades de la zona. En febrero, todos los años, suele haber una celebración gastronómica de la trufa a la que estoy seguro merece la pena ir. La cuestión es que tras acabar el menú los camareros amablemente nos llevaron rodando hasta el coche (es broma).

En la segunda ocasión, esta vez con cachopoguoman, tuvimos la suerte de que nos atendiera el dueño del local, con el que hicimos muy buenas migas: nada más pedirnos la carta y escucharnos hablar nos dice:

—Hum, sois de Asturias, ¿eh? Pues os voy a tener que dar bien de comer, que sé como os las gastáis por allí. De aquí con hambre no marcháis.

cachopoguoman al borde del coma estomacalY efectivamente. Durante la espera por el menú degustación (el pequeño) en la terraza del bar nos trajo varias bandejas con pan con tomate y otras delicias, todas cortesías de la casa. Cuando llegó el menú apenas podíamos hablar de la contractura que ya teníamos en el diafragma, pero no dejamos ni las migas. Y al final no nos cobró ni el vino, ni los chupitos ni el café. Y además, el tío más majo que la hostia, hablándonos con ilusión de sus futuros proyectos para el restaurante y preguntándonos un montón de cosas sobre la comida asturiana. Un auténtico lujazo de sitio.

Tras acudir la grúa municipal a levantarnos de la mesa (broma también), rodamos como pudimos, esféricos de la jartura, por la calles de Morella observando las tiendas. Y que esto sirva de lección para los comerciantes de otros sitios turísticos: porque el trato es tan amable y las propuestas tan razonables, que me dejé más pasta en Morella que en cualquier otro sitio de los que he estado durante todas las vueltas que di por el Mediterráneo. En ningún momento me sentí estafado por los precios u ofendido por cosas de mal gusto en los expositores y los escaparates.

Y esto se nota también en el tipo de visitantes que paran por allí. Hay mucho turismo familiar, mucho extranjero, mucha pareja (ciertamente el lugar es un tanto romántico) y en ningún caso vimos gente maleducada, gritona o impresentable. Con su actitud relativamente discreta los morellanos han sabido atraer al turista de calidad a cambio de una oferta también de calidad.

devolviendo el bou al redil con ayudaSi acudís a Morella la primera quincena de Agosto es probable, además, que os encontréis con una tradición típica de los pueblos de la zona, los bous al carrer; literalmente, toros en la calle.

Este espectáculo, al contrario de lo que se puede pensar, es incruento y los animales en general no sufren más que cierto grado de susto, que supongo que no será tanto ya que muchos de ellos repiten su actuación de pueblo en pueblo. Los que si corren peligro son los que se ponen delante del toro.

Como asturiano poco acostumbrado a las tradiciones taurinas encuentro los bous al carrer bastante fascinantes y divertidos, y no me extraña que tengan el éxito que tienen; aunque también es verdad que de un pueblo a otro la calidad del espectáculo es muy variable, y puedo asegurarlo porque he tenido ocasión de ver los bous en tres sitios distintos. En cualquier caso, esperemos que desde el desconocimiento no se acaben prohibiendo. Sacar al toro de un sitio tirando por el rabo es lo más agresivo. No sé si eso es cruel, pero probablemente lleven peor el viaje en el camión.

En definitiva estoy hablando de un sitio muy recomendable al que intentaré retornar siempre que pueda, aunque me tenga que desviar 100km de mi ruta, sólo para volver a disfrutar de sus monumentos, de su gastronomía y de su gente.

  • RSS
  • Facebook
  • Meneame
  • Twitter
  • MySpace
  • Digg
  • del.icio.us
  • BarraPunto
  • Bitacoras.com
  • Slashdot
  • StumbleUpon
  • Technorati
  • Wikio
  • Google Bookmarks

18 octubre 2010

mis plantitas se preparan para el invierno

archivado en: Personal Plantitas

Estos días, un tanto harto de ordenador, he aprovechado momentos libres para desescombrar la casa y, lo que es más urgente, preparar mis plantitas para el invierno tras un verano en el que las dejé solitas, a las pobres, casi un mes. Mis vecinos me dijeron que las pilluelas aprovecharon mi ausencia para montar parranda casi todos los días, poner música ultrasónica a todo volumen (Cloro y sus Plastos, Malato, Pedúncula), pegarse lingotazos de fertilizante y fumar porros de potasio.

Lamentablemente algunas se murieron durante ese mes. Una de ellas no me sorprendió, pues andaba muy pachucha. Pero las otras se las comieron los hongos por dentro. Y otra que estaba preciosa apareció hecha un cristo sin motivo alguno, como si le hubieran dado una paliza. No lo entiendo. Quizás se pasó con los porros.

De todos modos otras se pusieron esplendorosas, hasta el punto de no imaginar que les pudiera sentar tan bien el verano de Asturias. Es el caso de la portulacaria de la foto superior (la que parece un arbolito) o de los conjuntos en primer plano. Eso sí, la cola de gato, la que está en el medio al fondo, ha sufrido un poco.

Estas otras también están estupendas tras el verano, especialmente el peruvianus monstruoso (atrás a la derecha) y la haworthia retusa (la de la derecha del todo), aunque la fenestraria, que está delante del todo en la maceta cuadrada, cada vez va a peor. Realmente es una planta difícil de cuidar y muy delicada.

Las plantas del alféizar, a las que tengo un gran cariño, se han portado de maravilla. Los cactus peludos de la izquierda, han crecido mogollón, como se puede ver por la parte blanca. El resto es contaminación. La haworthia, espectacular. La gasteria de la derecha, que esquejé salvajemente el año pasado, también se ha portado muy bien y han resistido todos los plantones.

Peor suerte ha tenido mi conjunto-de-cactus-sofisticados, a los que les ha entrado la puta cochinilla quitinosa (cómo odio ese bicho, que se puede distinguir como puntitos color crema en el cactus más gordo), sin contar con uno de ellos, cuyo hueco es notorio abajo a la izquierda, que fue devorado por los hongos. Ay, qué pena. A ver si consigo salvar al resto.

Las plantitas que dejé en la barandilla de la terraza para que chuparan lluvia, por ser más necesitadas de agua, son quizás las que mejor lo han pasado. Como veis, con unas rejillas de tienda de golosinas y unas bridas de nylon se pueden hacer maravillas de espacio.

Abajo a la derecha se pueden ver dos macetas aisladas. La primera es un trozo de tierra que cogí en el monte, al lado de un río, y que me traje para casa, empapándolo regularmente. Me ha salido un ombligo de venus precioso. La otra es una opuntia subulata que me encontré completamente cubierta por cochinilla y a la que tras darle un baño de alcohol de 96º (el remedio más efectivo que he encontrado para este bichejo) he trasplantado con tierra limpia para que se cure.

A ver si es verdad.


Más info sobre mis plantitas y las plantas crasas en general en http://suculentas.cranf.net

  • RSS
  • Facebook
  • Meneame
  • Twitter
  • MySpace
  • Digg
  • del.icio.us
  • BarraPunto
  • Bitacoras.com
  • Slashdot
  • StumbleUpon
  • Technorati
  • Wikio
  • Google Bookmarks
archivado en: Personal Plantitas

27 septiembre 2010

¿mr.coo ha “inspirado” a pixar?

He tenido ocasión de ver el corto Day & Night, que ejerce de prólogo de la película de Pixar Toy Story 3, estrenada en este año, 2010.

Tras los primeros fotogramas no pude evitar acordarme de Mr.Coo, el personaje creado por mi amigo y frecuente colaborador Nacho Rodríguez, léase Nachotururu, que ya hace años ejerce como animador profesional; cosa que no debería extrañarnos teniendo en cuenta que el hombre es un auténtico monstruo de su oficio. Como dije ya en la primera versión de mi web, haya por 2002, [...] quédense con este nombre y, cuando sea famoso, recuerden dónde lo oyeron mencionar por primera vez.

Y la comparación con Mr.Coo no se limita sólo al grafismo, la animación o el tipo de caricatura… es que hasta el fondo de la historia es similar.

Si en el corto de Pixar el Día y la Noche aprenden a conocerse y respetarse tras descubrir que en el fondo no son más que la misma cosa, en el corto de Nachotururu (cuyos primeros esbozos tuve el privilegio de ver en 2004 antes de ser definitivamente completado en 2007) asistimos a un Mr.Coo desdoblado en diversos avatares, con actitudes muy similares hacia sí mismo como las que encontramos en Day & Night, antes de acabar reconciliándose consigo mismo.

La cuestión es que repasando ambos cortos me he topado no sólo con un par de fotogramas prácticamente idénticos…

…sino además con otros que reflejan situaciones muy parecidas…


o utilizan los mismos recursos gráficos, incluido un permanente fondo neutro:

Y un vistazo a esta prueba de movimiento por parte de Pixar revela un sorprendente parecido —esa narizota— entre la primera versión de los personajes de Day & Night y Mr.Coo:

Podría asegurarse que no se parecen más porque el hecho de meter un paisaje 3D en el interior del personaje exige que este sea panzón.

Obviamente me he puesto en contacto con Nacho. Y me ha confirmado que según él existen, efectivamente, bastantes similitudes entre un corto y el otro, pero no tanto por el grafismo o por el parecido de algunos fotogramas: sino por el espíritu de la acción, las situaciones reflejadas.

Las principales diferencias, creo yo, están en que uno está realizado por un chaval autodidacta que tenía 25 años cuando lo hizo, y el otro por el mejor estudio del mundo. Y que uno, a pesar de los chistes, tiene un mensaje metafísico e iniciático subyacente —¡ese baile final con la muerte!— del que el otro, orientado a todos los públicos y por tanto más liviano, carece.


¿A qué conclusión podemos llegar? Obviamente sería muy atrevido acusar a Pixar de plagio, aunque sí de exagerada-inspiración-en. Aun así, pudiera darse el caso de que no se tratara tanto de responsabilidad de la empresa como de la actuación de un único trabajador que, a hurtadillas, hubiera podido colar las ideas de Nacho como propias.

Recurro entonces al criterio de mi amado/a lector/a para que juzgue por sí mismo/a.

Obviamente, por asuntos de copyright, no puedo poner aquí el corto de Pixar. Pero sí dejar un enlace a una página que lo recoge.

Con el amigo Nacho no tengo problema, así que lo pueden Vds. disfrutar aquí mismo:


EDITO: me cuenta Gonzalo en los comentarios que Pixar fue acusada de plagio el año pasado. Es el caso del corto francés de 2007 Above, Then Beyond, demasiado parecido a Up. He aquí un análisis.

  • RSS
  • Facebook
  • Meneame
  • Twitter
  • MySpace
  • Digg
  • del.icio.us
  • BarraPunto
  • Bitacoras.com
  • Slashdot
  • StumbleUpon
  • Technorati
  • Wikio
  • Google Bookmarks

25 septiembre 2010

remasterizando grabaciones orquestales

archivado en: Análisis Audio Música

Por favor, escucha con atención el siguiente audio: es un fragmento de la grabación que vamos a remasterizar.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Acabas de disfrutar del principio del Concerto Grosso para Cuarteto de Cuerda y Orquesta, compuesto en 1958 por el compositor avilesino Julián Orbón, en la versión realizada por el Cuarteto Latinoamericano y la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela dirigida por Eduardo Mata.

No sólo estamos hablando, por tanto, de una interpretación de primer orden, sino también de una grabación de excepcional calidad realizada en 1993 por la que quizás es una de las mejores compañías especializadas en la mal llamada música clásica: Dorian Recordings.

El propósito de este artículo es doble: por una parte, comentar algunas tendencias en grabación de sonido, con sus virtudes y defectos. Por otra, explicar como en algunos casos concretos de grabaciones orquestales podemos adaptar estas a un propósito muy distinto del original.


Existen dos tendencias opuestas a la hora de grabar música, cada una de ellas asociadas a dos estilos muy distintos como puedan ser el pop y la música orquestal.

Desde los años 80, a pesar de los crecientes y cada vez más baratos medios técnicos, la grabación de música pop se caracteriza por las llamadas loudness wars, que no son más que una absurda tendencia a hacer que la música suene cada vez más alta a costa de perder su dinámica; hasta el punto de que hoy en día cualquier canción de la radio suena con el mismo volumen —ensordecedor— de principio a fin.

Dentro de la música orquestal la tendencia es justo la contraria: respetar en lo posible la experiencia original de escucha. Esto sin duda es bueno, pues de este modo se garantiza que la experiencia sea lo más fiel posible, lo más parecido a estar en una sala de conciertos. Sin embargo esta filosofía tiene su lado negativo, ya que condiciona el uso de aparatos reproductores de alta fidelidad a un volumen adecuado y en un ambiente completamente silencioso.

¿Por qué es así? porque precisamente la fidelidad a la dinámica, el respeto a las secciones musicales que suenan a volúmenes muy diversos, provoca que este tipo de grabaciones no se puedan escuchar en ambientes como pueda ser el interior de un coche, lugar que como un gran ingenierio de sonido definió, es el peor lugar donde se puede escuchar música. Más aún, existe un adagio que asegura que si una grabación suena bien en un coche, probablemente suena bien en cualquier otra parte.

La compañía Dorian Recordings, responsable de esta producción del Concerto Grosso, sigue una curiosa política a la hora de grabar sus discos: hace uso exclusivo de dos micrófonos digitales de altísima calidad (que cuestan lo que usted y yo ganamos en varios meses) cuya señal no es posteriormente procesada de ningún modo… y que además están situados en el centro de la sala de conciertos donde se ejecuta la interpretación. Esto, como ya he explicado, es en aras a simular, dentro de lo posible, la experiencia de un oyente que se encontrara en la misma sala durante la grabación.

No obstante, ésta sólo se puede apreciar correctamente en un ambiente perfectamente controlado como el ya descrito. No se puede escuchar bien en un coche, como mencioné antes, o con unos auriculares mientras caminamos por la calle.

Así que voy a proceder a explicar como, mediante el uso de herramientas informáticas relativamente sencillas u otras equivalentes, podremos modificar cualquier grabación original, exquisita, delicada, para convertirla en una especie de grabación todoterreno susceptible de ser escuchada en cualquier ambiente. Y como no, pondré de ejemplo la pieza que hemos tenido ocasión de escuchar al principio del artículo.

Por otra parte, y esto es preferencia personal, voy a explicar también como mover esa grabación de su pretendida ubicación original, que es el patio de butacas, para ubicarla, virtualmente, en el puesto del director de orquesta, el personaje que, en teoría, es el que mejor la escucha.


Este primer gráfico, realizado con un magnífico programa llamado Har-Bal, refleja el espectro acumulado de la grabación original. En él la línea amarilla representa la magnitud de los picos presentes a cada frecuencia, y la línea verde la potencia RMS (root mean square), que no es más que la raíz de la media del cuadrado de la onda en cada frecuencia. Esta línea verde es muy importante pues es análoga a la intensidad real percibida por el oído.

Debería llamarnos la atención la horizontalidad de ambas lineas en el rango de 150 a 2000Hz: ahí se recoge la mayor parte de la información musical, y en ese sentido la grabación es absolutamente impecable.

Sin embargo, vemos que la caída de ambas líneas a partir de 2000Hz es exagerada. Es decir, falta tanto el brillo de algunos instrumentos, como los violines y los vientos-metal, como la sensación de estar ahí, de directo, que se expresa siempre por encima de los 10000Hz. Esto es por el hecho de que el aire suele absorber esas frecuencias en el momento que estamos a cierta distancia de la fuente de sonido, lo que es lógico si asumimos que los micrófonos se encontraban en el medio de la sala, a muchos metros de la orquesta.

Por otra parte, en la zona de los bajos vemos una caída también espectacular y una gran distancia, con respecto al resto de la gráfica, entre ambas líneas, lo que es especialmente notorio en el pico que se encuentra justo debajo de los 50Hz y que corresponde al timbal de la percusión, muy presente a lo largo de toda la obra. Este aumento de la distancia entre el valor pico y el valor RMS lo encontraremos siempre en instrumentos pinzados y percutidos, precisamente por la altura del “golpe” inicial.

Debo decir en este momento que, personalmente, considero el Concerto Grosso de Orbón absolutamente espectacular, brillante, vibrante; incluso, permitiéndome ser poético, con sabor a jungla. Y por eso la he elegido. Porque es una pena que esa información sonora, el brillo, el aire, se pierda. Así que procederemos a, entre comillas, “arreglarla”.


El primer paso será subir los agudos para así, virtualmente, acercarnos a la orquesta y situarnos en el puesto del director. Eliminaremos, por así decirlo, el aire intermedio.

El siguiente será nivelar la línea verde de tal modo que quede como en la gráfica siguiente: perfectamente nivelada, en el primer tramo, a -40dB, para luego efectuar una caída suave a partir de la zona de 1000 hasta los 10000Hz, donde rozará los -50dB. Esto es para que a la hora de comprimir, que será nuestro siguiente paso, situemos el umbral de compresión precisamente a partir de esa línea y así acercar/aplastar la línea amarilla de picos hasta dejarla más o menos paralela a la verde.

Esa caída suave en las frecuencias agudas, una vieja regla en masterización, impide que la música sea tan brillante que resulte desagradable a lo largo de un tiempo. Todas las buenas producciones la tienen, aunque en función de la mezcla la pendiente puede ser mayor o menor: en ese sentido no existe una regla fija.


Las siguientes capturas muestran los valores que he asignado al compresor multibanda Izotope Ozone, con el que la música será comprimida para aplastar esos picos. A mucha gente no le parece bien la compresión de la música orquestal. Yo creo, no obstante, que una compresión bien hecha siempre hace que la música suene mejor y se distingan mejor muchos detalles.




Como se puede ver, he puesto una gran pendiente, de factor 2:1, a partir del umbral de compresión, que en el caso de cada banda se aproxima al de la posición de la línea verde, la intensidad RMS, del espectro anterior. He tenido especial cuidado en los parámetros de ataque y liberación de los compresores, que son de unos 5ms y 100ms respectivamente, para evitar que la música “bombée” y también para añadir cierto punch, suavísimo, al ataque de los instrumentos.

Por otra parte hay que tener mucho cuidado en la señal de salida, que he bajado unos 12dB respecto a la de entrada, de tal manera que no se produzcan cortes de los picos. Y diréis ¿y por qué subio 18dB cada banda para luego bajar 12dB a la salida? ¿No sería mejor tocar nada y limitarse a normalizar la salida? Ya, pero es que de este modo hacia -60db puedo ver la puerta de ruido adicional que añado con una pendiente también 2:1 (en realidad, inversa a la de la compresión) para minimizar el ruido en las partes más débiles.

Adicionalmente he separado progresivamente los canales izquierdo y derecho de las frecuencias altas, como se refleja en el gráfico anterior: esto es porque el director percibe los instrumentos más separados que el oyente. Y también he juntado los canales en las bajas frecuencias para que suenen en mono. La información estéreo en este rango no suele aportar nada y de este modo los altavoces, que siempre pasan dificultades con los graves, trabajan al unísono apoyándose mútuamente.


Llegados a este punto, tras la compresión, apetece tirarse a maximizar la mezcla. Pero no lo voy a hacer sin antes comprobar como ha afectado la compresión a la ecualización. Esto hay que hacerlo siempre, aún a pesar del argumento de que demasiado proceso se acaba cargando el resultado. Véase lo que ha pasado:

En primer lugar, la suave pendiente de los agudos se ha aplanado un poco. Esto no suele ser bueno porque la que ya expliqué del cansancio de los oídos. Así que habrá que corregirlo.

Por otra parte, a la izquierda tenemos todavía parte importante del pico del bombo. A la hora de la verdad, a no ser que tengamos un subwoofer estupendo y nos guste la sensación de aire en el estómago, podemos desdeñar todo lo que esté por debajo de 50Hz porque pocos parlantes pueden reproducirlos y todo lo que esté en esta zona no hace más que añadir volumen a la mezcla… volumen que no oiremos y que además se restará a las bandas audibles. Por eso me lo cargo.

Tras ecualizar convenientemente eliminando los subbajos y bajando ligeramente los agudos obtendremos esta pequeña maravilla de espectro, muy parecido a los que conseguía Alan Parsons a base de puro oído:


Ya sólo queda el proceso de maximización. La onda final sólo tiene dos picos puntuales demasiado intensos y una zona central bastante prominente. De todos modos no se debe respetar mucho esa zona porque en el caso de esta pieza concreta es bastante estridente de por sí (consiste en la orquesta entera “llamando a la puerta” de manera obstinada) y el corte de esos picos apenas se notará.

Así que ajustando el maximizador (suelo usar el L2 Ultramaximizer de la increíble casa Waves) con los parámetros siguientes…

…obtenemos esto:

Comparando la onda de la grabación original con el resultado final se ve claramente el profundo efecto que ha tenido la compresión sobre las zonas de menor volumen; pero también como la dinámica de la grabación a grandes rasgos se conserva.

La grabación ahora no sólo es mucho más brillante y envolvente, en parte por la intención de desplazarnos virtualmente de la posición de oyente a la de director de orquesta: la intensidad total de la pieza se ha elevado de -28RMS de potencia media hasta -20RMS. Estos 8dB de diferencia implican casi el doble de volumen percibido. ¡Ya podemos escucharla en cualquier parte!

Por supuesto, no voy a acabar el artículo sin poner un audio que muestre, alternando, las diferencias entre la pieza original y el remaster realizado:

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

  • RSS
  • Facebook
  • Meneame
  • Twitter
  • MySpace
  • Digg
  • del.icio.us
  • BarraPunto
  • Bitacoras.com
  • Slashdot
  • StumbleUpon
  • Technorati
  • Wikio
  • Google Bookmarks
archivado en: Análisis Audio Música

31 agosto 2010

best of voet’s bichifoto summer 2010










  • RSS
  • Facebook
  • Meneame
  • Twitter
  • MySpace
  • Digg
  • del.icio.us
  • BarraPunto
  • Bitacoras.com
  • Slashdot
  • StumbleUpon
  • Technorati
  • Wikio
  • Google Bookmarks

30 julio 2010

the bird and the bee

archivado en: Admirable Música

Hacía tiempo que no encontraba un grupo electrónico altersynthpopero tan fresco, original y de calidad como The Bird and The Bee.

  • RSS
  • Facebook
  • Meneame
  • Twitter
  • MySpace
  • Digg
  • del.icio.us
  • BarraPunto
  • Bitacoras.com
  • Slashdot
  • StumbleUpon
  • Technorati
  • Wikio
  • Google Bookmarks
archivado en: Admirable Música

5 julio 2010

flora y fauna de buiza

Buiza es un pequeño paraíso perdido en los montes de León.











  • RSS
  • Facebook
  • Meneame
  • Twitter
  • MySpace
  • Digg
  • del.icio.us
  • BarraPunto
  • Bitacoras.com
  • Slashdot
  • StumbleUpon
  • Technorati
  • Wikio
  • Google Bookmarks
índice   cranf.net   wordnadapress