10 enero 2010

cachopomán en la sidrería rindión

archivado en: Asturias Cachopomán

Este post debería haberlo puesto en su momento, que fue a mediados de noviembre de 2009. Pero se me traspapeló, perdón, transdiscoduró la foto y por eso no lo he puesto hasta hoy.

La Sidrería Rindión está situada en El Crucero, una minúscula población muy cerca de Tineo que, como su propio nombre indica, debía ser antiguamente un cruce de caminos de especial importancia. Es por ello que abundan los locales de hostelería. Y no precisamente baratos, dada su situación estratégica.

La cuestión es que, tras una mañana de coger castañas en el monte, el Señor Conde, Abe y yo acabamos, tras descartar otras opciones (sólo hay que ver los precios a la entrada) y en parte por azares diversos, decidiéndonos por esta Sidrería. Y aprovechando la inesperada ocasión de hacer el bien, hice una visita al baño para disfrazarme de Cachopomán.

Y por supuesto pedí cachopo para comer. Mis amigos, algo menos festivos, se limitaron a pedir el menú del día: pote de berzas de primero y carne de segundo. Y ciertamente quedaron tan satisfechos como habría quedado yo de pedir lo mismo.

cachopo rindión con paquete winston para comparar tamaño
Debo confesar que el precio del cachopo, 15€, me pareció algo caro antes de verlo delante de mis ojos. Si seguís las aventuras de Cachopomán, sabréis que incluso en la capital se pueden ingerir artefactos espectaculares por menos de 10€.

Pero, ciertamente, la relación calidad+cantidad/precio en este local es realmente buena.

Porque si hay algo que se puede decir del concejo de Tineo es que la carne es espectacular. El cachopo estaba ri-quí-si-mo, tanto por dentro (relleno generoso, por otra parte) como por fuera (carne y rebozado). Hasta la ensalada estaba buena: la lechuga sabía a verde y el tomate sorprendía por la intensidad de su sabor. Desde luego no parecía provenir del súper, sino de algún huerto cercano. Y eso se nota.

De decir algo malo: quizás encontré un poco escaso el número de patatas. Pero ya se sabe que las patatas están para forrar cuando el cachopo es insuficiente, pero no es el caso. De hecho, me costó acabarlo. No he dicho, y debo, que el grosor del cachopo era considerable y que hasta levantar el plato requería cierto esfuerzo debido a su peso.

En definitiva, un lugar muy recomendable para desgustar mi/nuestro plato favorito.

  • RSS
  • Facebook
  • Meneame
  • Twitter
  • MySpace
  • Digg
  • del.icio.us
  • BarraPunto
  • Bitacoras.com
  • Slashdot
  • StumbleUpon
  • Technorati
  • Wikio
  • Google Bookmarks
archivado en: Asturias Cachopomán

cachopomán en la gruta

archivado en: Asturias Cachopomán

Asumiendo mi identidad secreta de Cachopomán, en esta ocasión le toca el turno a La Gruta, uno de los restaurantes más afamados de Oviedo.

Este complejo hostelero ciertamente tiene una gran reputación, labrada a lo largo de décadas por sus gestores originales. Pero, para variar, el negocio ha experimentado una serie de traspasos, siendo el último bastante reciente. Sin echarle la culpa a nadie en concreto, pues realmente no he tenido oportunidad de hacer un seguimiento de cerca de la evolución de La Gruta, me temo que los viejos días de gloria han pasado.

Hace casi 20 años fui a mi primera boda en La Gruta. Y por lo que pude ver por mí mismo y por lo que me contaron los novios después, quedé encantado con el banquete y el servicio. Ahora mismo no estoy seguro de si celebraría mi boda allí. Al grano.

Ayer fui invitado a cenar por una amiga, Bea, y salí MUY decepcionado. No digo que con hambre, porque tampoco tenía mucha a la hora de entrar, pero es posible que ese extremo se hubiera producido si me hubiera pillado un poco más goloso.

Los precios son absurdamente caros. Una ración de croquetas, por ejemplo, cuesta 14,50€. Y sí, están muy ricas y todo lo que tu quieras.estudio sobre disposición de croquetas Pero está claro que las diez croquetas que traen están evidentemente contadas (como en el primer caso del gráfico de la izquierda) y los abundantes huecos que las separan en el plato, demasiado grande, da más impresión de tacañería que de estética. Pues eso, cada (mini) croqueta a 1,5€. La ración de calamares, eso sí, fue un poco más digna. Pero no tenía nada que ver con las que tomaba con mi padre en la época gloriosa de La Gruta. Y tuve que pedir el limón aparte, ya que esta gente asume que los calamares fritos deben tomarse sin limón (!?).

Es que son rácanos hasta con el pan. Mi única rebanada de pan malo, seco y duro, fue cobrada a 1,20€. De hecho le acabé preguntando al camarero si debido al temporal de nieve no les quedaba más que pan de ayer, ya que no estaba a la altura de lo que uno espera del restaurante; a lo que me contestó que no, que era del día.

Y llega el turno del cachopo. Y la verdad, esto no es un cachopo. Se parece bastante pero es más un filete (pequeño) enrollado que un susodicho:

cachopo gruta
Perdonad la mala calidad de la foto pero es que está hecha con el móvil y con poca luz.

Lo que lleva el cachopo por encima es una loncha de jamón de bastante calidad. Pero una loncha, nada más. Y, qué queréis que os diga, el jamón debe ir dentro del cachopo: me parece muy bien que madonna se ponga la ropa interior por encima, pero con la comida no se juega. Tampoco me gusta el detalle de la salsa. Aunque está rica y no parece que intente disimular nada, como suele ocurrir cuando el rebozado del artefacto se agrieta, el cachopo debería servirse sin salsa y, en todo caso, echarse a gusto del comensal.

Y las patatas… de nuevo, como en el caso de las croquetas, la escasez de patatas inspira sensación de racanería. Joer, señor gerente, que las patatas son bien baratas.

Descritas las cualidades externas, pasamos a las organolépticas. De nuevo, decepción. El relleno del cachopo es de pimiento del piquillo de lata y de champiñones laminados también de lata. Pero no precisamente de una gran conservera artesanal, sino de bote industrial de 5 litros. De hecho, el sabor metálico y hasta desagradable de los champiñones estropeó completamente la experiencia gastronómica.

Precio del ¿cachopo?: 15,75€.

sobre 20 mesas en la sala, casi todas vacías, y aun así nos ponen apretados contra la paredLlegados a este punto me cuesta decir algo bueno de esta gente, pero lo hay. Concretamente, la ambientación. La decoración del local, llena de madera de tonos oscuros, no ha cambiado apenas en 50 años, lo que le da una pátina rancia que personalmente me resulta muy agradable.

De todos modos, habiendo un montón de mesas libres, nos pegaron contra la pared de mala manera (véase foto a la derecha), siendo incómodo tanto para nosotros como para los camareros que nos atendieron. Estos, por otra parte, parecen desvivirse por atenderte; pero a la hora de la verdad hay alguno bastante apollardao = pasota+despistao. ¡Y eso que sólo había cuatro mesas ocupadas!

Quizás el único detalle que me gustó de verdad fue el del cuchillo, que por eso me molesté en ponerlo en la foto. Debo reconocer que es el mejor cubierto que me han puesto nunca para comer carne: estoy hablando de un cuchillo de 15cm de acero al molibdeno/vanadio afilado como una cuchilla de afeitar. Una auténtica arma asesina que era una delicia manejar, pues cortaba la carne como si fuera mantequilla. Pero como no te lo dejan llevar (y eso que prácticamente lo cobran) y la comida a cortar no está a la altura, pues que tampoco es un detalle a valorar tanto.

En definitiva, por un vino normalito (Protos crianza 2004), un par de cachopos cutres, una de croquetas rácana y otra de calamares normalita (sin limón de serie) metieron a mi amiga el increíble clavo, para tratarse de Asturias, de 78,54€. Afortunadamente no nos cobraron el limón.

En definitiva: NO recomendable.

  • RSS
  • Facebook
  • Meneame
  • Twitter
  • MySpace
  • Digg
  • del.icio.us
  • BarraPunto
  • Bitacoras.com
  • Slashdot
  • StumbleUpon
  • Technorati
  • Wikio
  • Google Bookmarks
archivado en: Asturias Cachopomán

20 diciembre 2009

boris vian

Este post nació como una recomendación literaria vía mail a la Srta. Takanawa, nuestra enviada especial en Quahog (pero no el de la Tierra, sino el Quahog de Venus), pero he pensado que al ser de posible interés general pues me lo curro un poco más y lo publico aquí para placer de todos. De nada.

EL HOMBRE

boris vian¿Quién fue Boris Vian? Pues uno de los artistas más polifacéticos, polémicos, divertidos y subversivos que ha dado el siglo XX.

Nacido en 1920, es un personaje realmente difícil de describir a no ser que se tenga una perspectiva general de su obra, pero un dato esencial a la hora de comprender su visión de la vida es que era consciente de que iba a morir joven por culpa de una afección cardiaca, lo que le provocó 1) que viviera deprisa e hiciera del trabajo de creación una carrera contra el tiempo y 2) que no tuviera miedo a nada.

Finalmente murió antes de cumplir los 40, durante el estreno de la primera película basada en una de sus obras. Por lo visto, y no es broma, no le gustaba nada la adaptación. Realmente se achaca su muerte al intensísimo ritmo de trabajo que caracterizó toda su vida, regado por pocas horas de sueño y muchas fiestas.

Boris destacó como trompetista de jazz, hombre de letras y enfant terrible del arte de su tiempo. Y no precisamente, como lo correspondería a las turbulentas décadas que vivió, como un activista político. Su sentido de la subversión era sencillamente cósmico, y su capacidad de epatar a la burguesía, y por extensión a todo el orden establecido, infinita. Como buen piscis, disfrutaba escandalizando y gozaba confundiendo al personal sobre el sentido de sus obras, incluso haciéndose traductor de su propia obra achacando su autoría a inexistentes escritores estadounidenses.

Si tuviera que definirlo con una sola palabra, usaría “humorista” en su sentido más profundo: como persona que enfrentándose al poder y a las convenciones revela el absurdo de su tiempo haciendo reir. Llegó a alcanzar el grado de Sátrapa dentro del Colegio de Patafísica.

LA OBRA

“[...] introdujo el dedo índice de la mano izquierda en su ojo y ¡horreur! lo sacó por el otro. Habiéndolo enganchado de esa manera, lo desventró a zarpazos con la mano derecha desde el estómago hasta los muslos. Mientras tanto, el Mayor vomitaba dulcemente en un jarrón.”

“[...] encontraron al automóvil pastando bajo un árbol.
-Es verdad -dijo-. No me acordaba que hace esto siempre que lo enterramos.”

He leído mucho de Boris, aunque no todo, ya que su producción es muy extensa y en español no hay mucho publicado. Hay que tener en cuenta que en los todavía recientes tiempos del franquismo Vian no era nada bien visto; algo parecido a lo que pasaba con el grandísimo Enrique Jardiel Poncela, quizás el Boris Vian español, cuyas ediciones en tiempo de Franco tenían un tercio de grosor con respecto a la obra original tras pasar la censura.

Existen ciertos elementos recurrentes en su obra: la violencia extrema aunque slapstick, el realismo delirante y algunos personajes, como El Mayor. Este ¿ser? está basado en un amigo real de Boris, un diletante muy cafre que tenía costumbre de comerse su ojo de cristal delante de las chicas en las fiestas, y abandonar éstas tirándose por la ventana. Precisamente en una de estas salidas se mató.

Aunque el espíritu general de las novelas de Vian es siempre ácrata y alocado, El Mayor es, dentro de ese mundo, la síntesis entre la distinción aristocrática, el descaro y el terrorismo de salón. Qué narices: es un cínico hijo de puta que no deja de caer simpático. Parece como si el propio Vian le tuviera una gran admiración y, a través de sus libros, quisiera vivir como él.

Me limitaré a mencionar, así de memoria, algunas de sus novelas más memorables con una breve reseña:

EL LOBO-HOMBRE
Relatos cortos. El cuento que da título al libro es sobre un pacífico lobo, Denise, que en plenilunio se convierte en hombre… y está a-co-jo-nao por las barbaridades que puede hacer cada vez que se transforma en semejante bestia. La famosa canción Lobo Hombre en París (♫…ha transformado en hombre a Denise…♪) proviene de aquí. Atención a las historias sobre el Mayor.

Otro de los relatos de este libro, imitado hasta la saciedad, describe una ciudad sobre la que desciende una niebla que impide ver, con lo que al cabo del tiempo la gente acaba tocándose para comunicarse. Cuando la niebla desaparece, todos los habitantes se arrancan los ojos.

QUE SE MUERAN LOS FEOS
Un científico loco intenta a toda costa conseguir al hombre y mujer perfectos, consiguiendo todo lo contrario: que los feos se lleven todas al huerto. De plena vigencia en nuestra época de culto al cuerpo.

LA HIERBA ROJA
Una máquina del tiempo sirve para que el protagonista intente remediar todos los errores que ha cometido en su vida.

EL ARRANCACORAZONES
Libro obsesivo y onírico, donde varias historias trenzadas rayan en la locura. Impresionante el personaje de la madre abnegada.

ESCUPIRÉ SOBRE VUESTRAS TUMBAS
Terrorismo literario, fue publicado bajo pseudónimo dando a entender que era un relato autobiógrafico escrito por un negro estadounidense y que él mismo era un mero traductor. Consta de pasajes de relativa calma que culminan en episodios cada vez más violentos hasta dejar a La Naranja Mecánica a la altura de una primera comunión. Aún puede escandalizar, a pesar de estar escrito en los años 30.

VERCOQUIN Y EL PLANCTON
JALEOSAS ANDADAS
Más libros sobre el Mayor. Loquísimos.

A disfrutar con el señor Vian.

  • RSS
  • Facebook
  • Meneame
  • Twitter
  • MySpace
  • Digg
  • del.icio.us
  • BarraPunto
  • Bitacoras.com
  • Slashdot
  • StumbleUpon
  • Technorati
  • Wikio
  • Google Bookmarks

31 octubre 2009

cachopomán en el restaurante pisón

archivado en: Asturias Cachopomán

El Pisón tiene fama de ser uno de los mejores restaurantes de Oviedo para tomar un cachopo.

En realidad no se trata de un restaurante, sino de dos. Uno situado en San Claudio, a unos km al oeste de Oviedo, y otro en el barrio de Las Campas, a las afueras de la ciudad. Hablo de este último.

El ambiente no es precisamente lujoso, pero tampoco es un chigre asturiano, y esa indefinición no trabaja a su favor, ya que ni es elegante/finolis ni típico/aborigen. Pero es que tampoco es un sitio para ir por el ambiente.

El local tiene mucho éxito y es habitual tener lista de espera para comer dado el volumen de gente. Aun así, la espera merece la pena y el servicio es rápido.

Y he aquí el cachopo pisón, a un precio de 12€.


La carne es de calidad extrema, más teniendo en cuenta que el bar tiene ganadería propia, lo que le permite usar una carne de gran calidad a bajo precio.

El relleno es consistente, abundante en jamón serrano y queso, con algo menos de jamón york que en otros sitios. Otra gran ventaja es la guarnición, consistente en patatas, una miniensalada y una especie de revuelto frío de champiñones y especias. De este modo no se hace necesario pedir acompañamiento al plato.

Y aunque en esta ocasión lo encontré más fino que otras veces, una característica del cachopo pisón es que es realmente grueso, con lo que el volumen final es considerable. Al contrario que en otros sitios, las patatas no están debajo del ejemplar, así que las de la foto son las que hay.

La única desventaja que le encuentro al sitio es que está algo a desmano. Aunque se puede ir andando desde Oviedo, es un buen tute por una zona un tanto desangelada, con lo que el coche se hace necesario.

  • RSS
  • Facebook
  • Meneame
  • Twitter
  • MySpace
  • Digg
  • del.icio.us
  • BarraPunto
  • Bitacoras.com
  • Slashdot
  • StumbleUpon
  • Technorati
  • Wikio
  • Google Bookmarks
archivado en: Asturias Cachopomán

18 octubre 2009

cachopomán en el restaurante monte naranco

archivado en: Asturias Cachopomán

Los de fuera de Asturias piensan que la fabada es el plato más típicamente asturiano: craso error. El concepto culinario más esplendoroso de esta tierra es el cachopo.

En esta ocasión analizo uno de los sitios de Oviedo donde mejor se sirve el cachopo, alcanzando el casi perfecto equilibrio entre tamaño, precio y calidad: El Restaurante Monte Naranco. No está en el monte propiamente, a pesar de lo que pueda pensarse, sino en su base, cerca de la antigua cárcel, en los soportales de un edificio de reciente construcción. Véase.

Al ser el bar moderno y tener una estética bastante acogedora, aunque algo abarrotado, el sitio resulta bastante engañoso; pero en realidad se come como en los mejores chigres de toda la vida, de los de serrín por el suelo.

El servicio es rápido y atento y las raciones son de calidad bastante buena y de un tamaño considerable. Baste el dato que sólo con la bandeja de entremeses fríos y calientes, que cuesta unos 12 euros, pueden hartarse 3 personas. Pero esto va de cachopos. He aquí el ejemplar:

montenarancocachopo
El mechero clipper está puesto a propósito para dar una idea del tamaño, y hay que tener en cuenta que viene sobre un lecho de patatas. Debo añadir que hay dos tamaños de cachopo, siendo este el pequeño, y que el camarero es lo bastante consciente como para aconsejar uno por persona, aconsejando la variedad gigante para comerlo entre dos.

Al contrario que en otros negocios, es extremadamente fino, teniendo un grosor medio de 1.5 cm, lo que lo hace muy fácil y agradable de comer. El rebozado es una obra de arte, crujiente y estable, dorado perfecto, apreciándose que está frito en aceite muy caliente durante el tiempo justo. Además, se sirve recién salido de la sartén lo que se nota simplemente al intentar cortarlo por primera vez, liberando vapores.

En contra, considerar que el acompañamiento de patatas se hace un tanto monótono, teniendo en cuenta que en otros sitios se suele acompañar también con ensalada y verduras, y que el relleno abunda sobretodo en jamón york y queso, habiendo relativamente poco jamón serrano. Tampoco tiene nada de setas o bechamel, como en otros lugares, pero esta es una cuestión de preferencias.

Lo mejor: el ambiente y el precio. Es lo suficientemente fino como para llevar a esa tía-abuela tuya millonaria que vive en Burgos. Además, tiene terraza, con lo que es ideal para ir en buen tiempo. Y el precio, baratísimo. El cachopo de la foto en cuestión cuesta 10,20 euros, IVA incluido.

  • RSS
  • Facebook
  • Meneame
  • Twitter
  • MySpace
  • Digg
  • del.icio.us
  • BarraPunto
  • Bitacoras.com
  • Slashdot
  • StumbleUpon
  • Technorati
  • Wikio
  • Google Bookmarks
archivado en: Asturias Cachopomán

4 mayo 2009

infobrebaje

archivado en: Programación Recetas

¿Informático, eh? Cuantas noches seguidas programando como un campeón. Pues para tí, nada como Infobrebaje, elixir de los valientes.

INGREDIENTES

Para una persona·noche de programación salvaje…

  • 1 botella de cocacola o pepsi de 2 litros CON cafeína
  • Café negro
  • 1 tubo de goma de 1 metro

PROCEDIMIENTO

Si tienes una cafetera italiana simplemente prepara un café hasta arriba. En caso de tener una cafetera de goteo, llénala solamente hasta la mitad de agua y pon algo más de café de lo habitual. La textura final del lixiviado (¡toma ya!) obtenido ha de ser parecida a la del fuel del Prestís.

Enfría el café en la nevera (y no en el congelador) hasta que esté a una temperatura parecida a la de la bebida de cola. ¿Por qué?:

  1. Si metes el café casi hirviendo en el congelador lo más probable es que te cargues la nevera.
  2. A la hora de hacer la mezcla, si el café está caliente lo que obtendrás será algo parecido a una fiesta de la espuma, pero en warro.

Ahora, bébete una cantidad de cola equivalente a la de café obtenido y vierte este último en el hueco dejado en la botella. NO agites la botella.

Pon la botella al lado de la CPU, inserta la goma en el interior, tocando el fondo, y pon el otro extremo (de la goma, no del fondo) en la boca. Ya estás preparado para programar hasta altas horas de la madrugada. Incluso de la del día siguiente.

NO me hago responsable de los efectos de la ingestión de Infobrebaje. Reclamaciones al maestro armero. Conozco un caso de un informático que parecía que tenía el baile de San Vito y no paraba de decir “joé que sueño tengo”.

Si empiezas a confundir lenguajes mientras estás programando (a mí me pasa mucho con el “alert” de javascript y el “trace” de actionscript) acuéstate. Feliz debugging.

  • RSS
  • Facebook
  • Meneame
  • Twitter
  • MySpace
  • Digg
  • del.icio.us
  • BarraPunto
  • Bitacoras.com
  • Slashdot
  • StumbleUpon
  • Technorati
  • Wikio
  • Google Bookmarks
archivado en: Programación Recetas
índice   cranf.net   wordnadapress
12345